Blogia
PLANETARIOS

Riberos de Monrroy

Riberos de Monrroy

Recogiendo el testigo de la cadena propuesta por Planeta M, y quizá más tarde de lo deseado, quería haceros una breve, sencilla e inquietante preguntilla de cultura general... 20 fulanitos para quien me diga dónde está el pueblo de Riberos de Monrroy... tic, tac, tic, tac... No, no es que no tuviera muy claro de que hablar, ni de que me haya inventado un nuevo juego similar al del "diccionario" pero con nombres de pueblos, es la introducción para un comentario que llevaba unos días rumiando, pero que no había podido plasmar...

Día a día constato, con mayor contundencia, que a pesar de mi apariencia asertiva, en el transporte público me convierto en un "ser asocial". Sí , lo confieso, no me mola nada encontrarme con nadie en mi rutinario camino de ida al trabajo y de vuelta a casa. No se explicarlo muy bien, puede ser que haya reservado para ese momento un hueco para la lectura, ya sea del periódico, de artículos pendientes de leer, o algún otro papel impreso... el caso es que no vivo nada bien lo de que alguien, de manera sigilosa y subrepticia, aparezca por mi espalda, por el frente, a un lado u a otro, y acabe con la magia y la paz del momento...

Pues la cosa es que el otro día, sin comerlo ni beberlo, sucedió uno de estos encuentros. La persona que me reconoció, amablemente se acercó hacia mí, y ya entonces pude imaginar que no dejaríamos de hablar, y hablar, y hablar, hasta el momento de separar nuestros caminos. Bueno, pues no siendo suficiente con esto, apareció otra persona en escena, una amiga de mi "reconocedora". Esta nueva participante, a la postre "señorita, o más bien señora, vigilante en una ruta escolar", sin comerlo ni beberlo, y por supuesto sin yo preguntarle, comenzó a darme pelos y señales de lo que fue su maravilloso embarazo que estuvo a punto de finalizar con el expulsivo en mitad de un prado en el pueblo citado al inicio del mensaje. Después vino el interrogatorio al respecto de nuestro embarazo, ya que todo empezó por el anuncio de nuestra pa-ma-ternidad por parte de la "reconocedora". Pero lo más alucinante era verla a ella, a la "reconocedora", sin abrir el piquito, mientras contemplaba gozosa como dos personas, que de otra manera probablemente ni habrían intercambiado la mirada, conversaban sobre cuestiones de su vida privada... ¡¡yo lo estaba flipando!!

En fin, lo mejor de todo, es que al día siguiente traté de buscar en Google el famoso pueblo, supuestamente en Cáceres, y una de dos, o yo no me enteré del nombre (por estar ya noqueado al llegar el momento en que mis oídos recogieron el nombre) o la señora no sabe ni de que pueblo habla... o peor aún, se inventó toda esa historia para así no tener que soportar un ¿incómodo? silencio durante todo el trayecto....

Lo dicho, que no os extrañe si un día comprobáis al verme de lejos en el andén, que hago alguna maniobra extaña o me transformo en un gracil sueco, ya sabéis de qué se trata....

Que no, que es broma... siempre hay excepciones... !!!    Planeta JM, que pasa el testigo a Planeta G

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Planeta G -

Jajajaja. Cojonudo el primer comentario. Apelotante.

Planeta Jv -

Vale, yo comparto esa experiencia también, aunque entre la lectura y la escucha musical también me entretengo mirando al personal y haciendo fotos. Pero algunos días, I don´t know why, me entran unas ganas enormes de encontrarme con alguien: un viejo amigo, un antiguo compañero de clase... y busco y busco y busco... pero casi nunca está. Una vez hice algo curioso. Mientras viajaba en autobús empecé a contar caras de la gente que estaba en la calle. Fijaba mi vista en ellas durante el tiempo necesario para reconocer los rasgos distintivos de cada cara(entre medio segundo y 2). Iba contando. 1, 2, 3...23,24,25...67,68,69... el objetivo era parar cuando me topara con la cara de alguien conocido. Ocurrió en el número 157: un antiguo compañero del colegio que esperaba otro autobús en Cibeles. Me hizo una ilusión...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Planeta M -

Jejeje. A mí me pasa lo mismo. Utilizo el trayecto del metro de camino al trabajo para mentalizarme y llenarme de energía con mi música preferida. El de vuelta lo utilizo para desconectar, pasar página y disfrutar con la lectura... Son mis momentos privados, mis momentos-burbuja, y los necesito de laguna forma para no mezclar el agobio del curro con MI tiempo. Así que también me hago la despistada, miro al infinito e intento no cruzar la vista con otros pasajeros, por si acaso :-)

BLOGIA SYSTEM -

**ERROR EN EL SISTEMA**
------------------------------
HAS SUPERADO EL LÍMITE DE CARACTERES PERMITIDO EN CADA POST CON UNA CUENTA GRATUITA.

------------------------------

SI EL ERROR NO ES MODIFICADO EN 48 HORAS BLOGIA CANCELARÁ LA CUENTA Y TODOS LOS POST

------------------------------

PARA REGISTRARTE EN UNA CUENTA DE PAGO ENTRA EN http://payaccount.blogia.com

------------------------------

Y LA PRÓXIMA VEZ, COÑO JUANMA, SÉ UN POQUITO MÁS BREVE :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres